Publicado el

Los dioses matan en Barcelona

No se sabe con seguridad quiénes han sido los auténticos artífices del reciente atentado en las Ramblas de Barcelona, en España.

Sólo se sabe con certeza el resultado.

Los dioses matan en Barcelona
Dicen que fueron los dioses los auténticos artífices del ataque en Barcelona.

Son cifras frías, pero que encierran el fondo del asunto: La intención, que es lo que cuenta.

Más de un centenar de afectados directos por la embestida de la furgoneta, que han concluido a día de hoy, en 16 muertos y 24 heridos todavía hospitalizados, 5 de ellos en estado crítico.

LAS RAMBLAS DE BARCELONA
Para quien no conozca esta zona concreta de Barcelona, y haciendo la historia corta, se trata de un paseo muy agradable que empieza en la Plaza de Cataluña (Que es el centro neurálgico y comercial de Barcelona) y acaba en el mar.

Son unos dos kilómetros de “hombres estatua”, caricaturistas para los turistas, kioskos de flores, pintas de cerveza a 6 euros, algún que otro fakir, y gente, mucha gente.

A los que hicieron esto, a los auto-llamados y reconocidos terroristas, yo más bien los veo como jóvenes aparentemente integrados en la sociedad en este caso, de escasas neuronas y alma vacía.

Como vacío está el corazón de quien no es capaz de crear ni un grano de esperanza, como el que no sabe o no quiere crear nada y como reacción a su infertilidad creativa simplemente destruye.

Y es que sólo destruye el que no es capaz de crear.

Pero estos jóvenes eran especiales, todos ellos tenían una dosis grande de religión, de ésas que premia con la vida eterna a los que atropellan como dios manda.

Y neuronas, pocas, muy pocas.

Fíjate que la policía tardó 28 minutos en llegar a la madriguera de la “célula terrorista”. Lo que se tarda en levantar la guantera de la furgoneta y mandar un coche patrulla a la dirección que ponía allí.

En cuanto a la financiación: El presupuesto para armas consistía en unos cuantos botes de champú vacíos, un rollo de cinta de embalar y el cuchillo bueno, el que corta.

Total inversión en armas: 11,35 €.

Y el plan de ataque, ése sí que es genial: “Juntar veinte euros para gasoil, y acelerar con decisión”.

¡Qué derroche de inteligencia!.

DICEN QUE FUERON LOS DIOSES
Los auténticos inductores del ataque no pudieron ser ellos.

El más listo de todos ellos, tenía la imaginación justa como para llegar al día siguiente.

He oído decir que fueron los dioses.

No sé si lo sabes, pero cada persona llevamos dentro de nosotros un dios: El verdadero.

Los musulmanes tienen el suyo, los cristianos otro, los budistas otro, y aunque ésos son los más conocidos, hay cientos de dioses más, todos igualmente poderosos.

Dicen que entre ellos no se hablan. Ninguno quiere rebajarse a hablar con los otros. Y es que eso de ser dios tiene sus cosas de oficio.

Los dioses abusan de su inmensa sabiduría. Se meten dentro de la cabeza de gente sin esperanza, y les ofrecen lo que ellos no son capaces de encontrar por sí mismos.

Les ofrecen la vida. Algunos la vida eterna.

¡Cómo puedes superar eso!: La vida eterna.

Luego esa gente, cada uno con su dios, tampoco se hablan entre ellos. Los dioses no se lo permiten.

A veces pienso que quizás, sólo quizás, exista una posible solución:

Me gustaría pensar que gente de buena voluntad, podría intentar sentarse a hablar de cosas sencillas, de cosas de humanos. Quizás de miedos, de sentimientos, de sueños.

De sueños nuestros.

Y mientras tanto los dioses, los de todos nosotros, que se vayan a una habitación aparte, a hablar de cosas importantes: Del fin del mundo, de castigos monstruosos.

De cosas de Dioses.

Y de esa gente, así educada, nacerían niños con la cabeza llena de sueños. Niños capaces de crear.

Y quizás, sólo quizás, dentro de veinte años, esté el problema solucionado.

Arsenio Baluarte.